martes, 15 de marzo de 2016

El valor de un unicornio

Este relato ha quedado en segundo lugar en el concurso
«Microfantasy III» del Círculo de escritores


*        *        *

(Tilín, tilín)

–¡Nahna, Bruja del Páramo! ¿Qué le trae por mi modesta carnicería?
–Saludos, Solrak, Hijo de Carnicero. ¿Tiene carne de unicornio?
–Pues sí, querida Nahna. La tengo a tres piezas el kilo.
–¡¿Tres piezas?! ¡Eso es un robo, Solrak!
–Comprenda que está casi extinto, no como estas asquerosas hadas que vienen hasta aquí atraídas por la sangre de troll. ¡¡Fuera, malnacidas!!
–Me llevo toda la que tenga si me la deja a dos piezas.
–¿Toda? ¿Qué tiene en mente, Nahna? No será otro cachivache mágico que enfrente de nuevo al Rey de la Montaña contra Srees, el Destronado. ¿Verdad? Un día la van a quemar por lianta.
–Sólo soy una anciana inofensiva con mucho tiempo libre.
–Es usted incorregible. ¿Qué será esta vez? ¿Un anillo de poder? ¿Otra espada hundida en piedra?
–Todo dependerá del poder mágico que consiga extraer del unicornio.
–Siempre trabajo con género de la mejor calidad.
»Mi hijo Rólerin le llevará su pedido al Páramo. Y añadiré un cuarto de jamón cocido de troll por ser tan buen cliente.
–Gracias Solrak, Hijo de Carnicero. Que tenga un buen día.
–Igualmente Nahna, Bruja del Páramo. Y pórtese bien, por favor.

(Tilín, tilín)

B.A., 2.016


Safe Creative #1603156915151

41 comentarios:

  1. Buen relato dialogado, ingenioso y con un humor ácido. Me he reído cuando el carnicero riñe a la mujer reprochándole haber creado el anillo de Sauron y la espada del Rey Arturo. Mucha suerte en el concurso amigo Bruno. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jorge por tu comentario; la verdad es que Nahna tiene un sentido del humor muy peculiar.
      Suerte para el concurso; tengo pendiente un par de relatos tuyos por leer. Pero me pondré al día. Palabra.

      Eliminar
  2. Buen dialogo entre estos dos seres de cuidado.
    No me acercaré por el páramo por algún tiempo ¡Lo juro!

    ResponderEliminar
  3. Buen dialogo entre estos dos seres de cuidado.
    No me acercaré por el páramo por algún tiempo ¡Lo juro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haces bien, porque Nahna ya está liada con la carne de unicornio en la marmita. Un saludo.

      Eliminar
  4. muy buen relato , cuidado con ellos , cual peor. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María. Le diré a Solrak que te envíe un cuarto de solomillos de dragón por tu comentario.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Bueno, el unicornio muy solicitado. Un relato interesante. Una anciana inofensiva pero que le tiene ganas al unicornio. Éxitos y bendiciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Será el mismo unicornio que iba a cazar la Doncella?
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Me ha gustado cómo has fusionado todos esos elementos del mundo fantástico con lo prosaico de un carnicería, que podría ser de un pueblito cualquiera. Ese “tilín tilín” de la puerta de entrada, las hadas “cojoneras” revoloteando, el regateo de los dos protagonistas, el nombre del comerciante, Solrak, Hijo de Carnicero, como si fuese un título ancestral que alude a su oficio, en lugar de su paralelo, Karlos el hijo del carnicero. Pero además, la ocurrencia de poner, como causa de todos esos mitos, las travesuras de una bruja ociosa que utiliza sus ingredientes al por mayor, me parece muy buena. Me imagino el caldero que debe tener la señora.
    Muy bien narrado y condensado en su brevedad Bruno.
    Te deseo suerte compañero. Veo que también está Jorge en ello, así que la competencia será dura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compañero Isidoro, como siempre es un placer leer tus comentarios. Pues sí, también en la Tierra Media o en Narnia tenían que haber carniceros ¿no? Y no creo que fueran muy distintos de aquellos a los que estamos acostumbrados.
      Bien observado mi juego de palabras de Karlos-Solrak (a ti no hay quien te engañe), y te adelanto que Rólerin heredará la carnicería y será Rólerin, hijo de Carnicero, hijo de Carnicero.
      Tengo pendiente un relato tuyo. Cuando tenga un momento de tranquilidad disfrutaré de él como se merece.
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Hola, Bruno. Me han encantado los dos relatos, éste y el de la Doncella de Rosette. Me encanta tu Bruja del Páramo, creo que por su carácter "travieso" podría hacer buenas migas con Yaya Ceravieja y Tata Ogg. Del segundo relato, me ha encantado el lenguaje poético que utilizas en las descripciones.
    Un beso y mucha suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu tiempo, Chari. He leído algunos libros del Mundodisco y seguro que el recuerdo de sus divertidas aventuras, guardadas en algún rincón de mi polvorienta memoria, ha ayudado en la escritura de este relato. La Doncella, por otro lado, es un texto más serio, a medio camino entre el mundo de Tolkien y la saga de Conan.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Muy interesante y fresco micro Bruno, coincido en lo que decía Chari, no ya en la bruja solamente, sino en el texto entero, porque me he imaginado que podía tratarse fácilmente de una escena del Mundodisco. Me encanta Pratchett, y ha sido un placer leerte en esta faceta más humorística e irónica :)

    ¡Un saludo compañero y suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una lástima la pérdida del bueno de Terry. Me hizo pasar muy buenos ratos.
      Un saludo, compañero.

      Eliminar
  9. Es buenísimo menudo par estos dos, cualquiera se fía! jeje
    Muy bueno Bruno, :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, Nahna es peligrosa cuando se aburre.
      Un saludo.

      Eliminar
  10. Me ha gustado mucho, el diálogo está muy conseguido. Vaya par, Nahna la va a liar parda seguro, jaja ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja,ja. Seguro que la lía con tanta carne de unicornio. Un saludo.

      Eliminar
  11. Veo que te gustan los unicornios, es el segundo relato que te leo y en los dos habían unicornios jajajaja. Bromas a parte, he de decir que este segundo relato me ha gustado muchísimo más que el anterior. Un texto en el que únicamente hayan diálogos no es fácil de hacer, a mí se me da fatal, pero tú lo has conseguido O.O y está perfecto. ¡Te felicito amigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí compañero. Son muchos los amigos que se inclinan por este relato, más fresco y dinámico. A mí también me pasa.
      Por cierto, los unicornios me gustan a la plancha, buen hechos, he, je, je.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  12. ¡Ay, Bruno! Que situación tan cotidiana en el mundo de fantasía, jaja. Me ha encantado, me he visto hablando con el carnicero de mi barrio :) Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Me alegro de que te haya divertido, Ana Lía. La próxima vez que vayas al carnicero del barrio, pregúntale de mi parte a cuanto tiene el jamón de troll. Je, je, je.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso está hecho. Si está barato, organizamos una comilona "fantástica" :)

      Eliminar
  14. Original e ingenioso relato. Un diálogo cargado de humor que acerca el mundo de la fantasía a algo tan terrenal como una carnicería (con diferentes fiambres y embutidos, por supuesto). Me ha gustado mucho. Saludos y suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasarte a comentar. Disfruté mucho escribiendo este relato y me agrada mucho que también os guste a vosotros.
      Un saludo y mucha suerte para ti también.

      Eliminar
  15. Te felicito Bruno porque ha sido uno de mis relatos favoritos, precisamente por esta original idea del mercadeo o la compra-venta de esa carne de unicornio ¡ayyyy pobrecillo, qué poco le ha durado la buena vida saltando por el bosque! je,je,je
    Cordial saludo y mucha suerte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te hayas divertido con mi relato.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  16. Jajajaja. ¡Es super divertido!
    Pobres unicornios... nos van a dejar sin sueños...
    Un besito.

    ResponderEliminar
  17. Ah, decirte que me han despistado las comillas. No entiendo que quieres decir con ellas...
    Por lo demás, ¡magnífico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ante todo muchas gracias por comentar, Sue.
      Por otro lado decirte que las comillas es un recurso que se utiliza para indicar al lector que la intervención de un personaje continúa en el siguiente párrafo.
      Espero haberme explicado bien.
      Un saludo.

      Eliminar
    2. Claro que te has explicado bien,Bruno.lo que ocurre es que yo tengo entendido que si empleas la raya del diálogo no es correcto emplear también las comillas,a no ser que sea,por ejemplo,para expresar un pensamiento del personaje. Espero no haberte molestado.
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. ¡Cómo me vas a molestar! Al contrario, quiero que me hagas todas las preguntas que quieras, y que me contestes las que a mí, sin duda, me van a surgir. Un saludo.

      Eliminar
  18. Una historia muy divertida, Bruno. Me encanta "Un día le van a quemar por lianta", je, je, je. Una historia muy original. Te felicito. Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Pues sí, Ana, a Nahna la van a quemar antes por lianta que por bruja. Ja, ja, ja.
    Gracias por pasarte por la carnicería de Solrak, compañera.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Muy original con gran tono, me encantó!
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  21. jejeje Qué bueno. Enhorabuena por ese merecidísimo premio. ;)
    Un abrazo. =)

    ResponderEliminar
  22. Muy original y diferente relato. Especialmente me gusta que desgranes la trama sólo con diálogos. Enhorabuena por tu premio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, compañero. Me alegro de que te haya gustado.
      Un saludo.

      Eliminar