jueves, 20 de junio de 2019

Un plan marciano



Nota: El Plan 9 que aparece detallado en este relato
está sacado de la película "Plan 9 del espacio exterior",
del director Ed Wood.

_________________________

Soy una taza, una tetera
una cuchara y un cucharón…

Notrom´Obb entra con aplomo en el laboratorio del científico Chua´Jos, al que pilla en pleno desarrollo de la conspiración que juntos han urdido bajo las mismas narices del Ministro de Invasión marciano.

Un plato hondo, un plato llano
un cuchillito y un tenedor…

–¿Avanzamos, doctor?
–Mucho, señor –contesta el científico tras bajar el volumen de un aparato reproductor de indiscutible procedencia terrestre–. Haremos caer a su Excelencia el señor ministro de Invasión, estoy convencido de ello.
–¡Senoj´Cox! –explota su interlocutor con desprecio–. Se llama Senoj´Cox. Olvide el protocolo cuando hable ante mí de ese usurpador. Sabe tan bien como yo que el Ministerio debía ser mío; estoy más capacitado que él para el puesto, pero Padre jamás consintió que su bastardo desplazara al legítimo heredero de los ´Cox.
»Con su ayuda, mi buen doctor, lo conseguiré.
–Me dejo la piel en ello, Excelencia.
–Aún no soy «excelente», amigo mío. Aún no… El día de la invasión a la Tierra se acerca y debemos tener un plan B sin fisuras que ofrecer al Gerifalte Máximo cuando falle el de mi hermanastro… Porque fallará. ¿Verdad, doctor?
–Estrepitosamente, señor. Nos hemos ocupado de ello.
–Resúmamelo, por favor.
Y a ello se lanza el científico, con la pedagogía propia de un profesor de la Universidad Piramidal. «El plan 9 de su Excelencia… de Senoj´Cox trata, como recordará, de la resurrección de los muertos. Consiste en disparar electrodos de largo alcance a la hipófisis de los muertos recientes, creando lo que los humanos llaman zombis.»
–Estos seres sin raciocinio, guiados por sus instintos primarios, deben aniquilar a la raza humana, facilitando nuestro asentamiento en el planeta.
–¿Y funciona? –pregunta no sin interés Notrom´Obb.
–Lamento decirle que sí. Han hecho ensayos en un lugar llamado Haití, con resultados satisfactorios. Ahora ultiman los detalles de una prueba de mayor envergadura para ejecutarla ante nuestro Gerifalte Máximo.
–¿Y qué vamos a hacer para sabotearla?
–«¿Qué hemos hecho?», sería la pregunta apropiada. Desde que supimos las bases del Plan 9, hemos saturado la cultura terrícola con toda clase de series, películas, libros y videojuegos de temática zombi, enseñándoles cómo combatirlos. Se producirán muchas bajas humanas durante la prueba, eso es inevitable, pero los terrícolas estarán física y, sobre todo, psicológicamente preparados para enfrentarse a sus muertos, venciéndolos sin mucho esfuerzo, y el Gerifalte Máximo no autorizará la ejecución global del Plan 9. Entonces querrá una segunda opinión y ahí estará usted para ofrecérselo.
La cara de satisfacción de Notrom´Obb ilumina la sala, paladeando por anticipado la caída en desgracia de su despreciable hermanastro.
–¿En qué estado se encuentra su trabajo?
–Muy avanzado. Lo más difícil ha sido encontrar un interés común para todo el planeta. Debía ser un ritmo pegadizo, acompañado de una coreografía fácil de ejecutar, algo que creímos haber conseguido con el Macarena. ¿Se acuerda? «Dale a tu cuerpo alegría Macarena, que tu cuerpo es pa'darle alegría cosa buena…» Nos equivocamos, pues hubo terrícolas inmunes a su encanto. El mismo resultado negativo obtuvimos con los siguientes temas que pusimos a prueba, como el Gangnam Style que sembramos en Corea o el más reciente Despacito, así que me pregunté: ¿Qué es aquello que no podemos ignorar por mucho que nos esforcemos? Y la respuesta me la dio una comida familiar. ¡Los niños! Ya sean padres, abuelos o tíos, los humanos, como nosotros mismos, están rodeados de niños, y a estos es fácil meterles una canción en la cabeza, siendo tan pesados que «contagiarán» con ella a todo su entorno.
»Hemos completado satisfactoriamente varios temas: Soy una taza, Chu chu ua,… Y ahora estamos desarrollando uno que se llamará Baby Shark. Mai´Mir, la importante coreógrafa, se encarga personalmente del baile que lo acompañará. Cuando el Gerifalte Máximo apruebe nuestro proyecto, que lo hará, saturaremos todo el planeta con estas canciones, las veinticuatro horas del día, alienando la voluntad del terrícola, que no podrá hacer otra cosa que cantarlas y bailarlas allí donde se encuentren. Quedarán totalmente a nuestra merced; sólo tendremos que decidir qué hacer con ocho mil millones de humanos en desenfrenado baile.
–Pero… ¿Cómo llegarán a todos los terrícolas?
–Ah. Esa es mi más genial idea –Chua´Jos sonríe con una mano sobre el pecho, exultante ante una imaginaria platea que se rinde extasiada a su prodigioso cerebro–. ¿Le suena los términos «YouTube», «Tecnoglobalización» o «5G»?
–Pues no.
–¿Quizás «Redes Sociales»?
–Tampoco.
–Bueno, le basta con saber que en unos escasos cincuenta años, algo más de la media de vida de un humano pero una minucia para la naturaleza marciana, he conseguido la conexión total, e instantánea, del planeta. Por supuesto, hay zonas tecnológicamente atrasadas, pero son las menos. Y lo mejor de todo es que los investigadores terrícolas creen que fueron ellos los responsables de tal avance. Je, je, je,… Pobres idiotas; no saben lo que se les viene encima.
El científico activa una pista en el reproductor y toda la sala se llena con un rítmico «Baby shark, doo doo doo doo doo doo. Baby shark, doo doo doo doo doo doo. Baby shark, doo doo doo doo doo doo. Baby shark!», al que el marciano acompaña uniendo sus verdes manos a la manera de mandíbulas de tiburón.
–Es un buen plan –comenta satisfecho Notrom´Obb siguiendo el ritmo con la cabeza–, sin lugar a dudas.
–Todo un plan marciano.

B.A.: 2019



Para los interesados, este es el enlace
de "Plan 9 del espacio exterior". El Plan 9
se detalla alrededor del minuto 23.

Safe Creative #1906201217195

22 comentarios:

  1. ¡Por fin lo entiendo todo! ¿Cómo no había pensado que este era el origen de ese infinito subgénero de zombies? Tan claro como el agua que esas canciones que ahogan nuestras neuronas solo podían obedecer a un plan supremo de alienación alienígena. Un relato brillante, divertido y con una carga de crítica social como requiere el género de la ciencia ficción, en este caso, en su variante cómica.
    Sin duda, habría sido un candidato al Tintero de Oro de participar en el concurso. En la próxima temporada los temas no serán libres, tendrán que guardar relación con la novela que se homenajee. Y Crónicas Marcianas creo que será la elegida para el mes de ciencia ficción, así que bien puedes tener a mano estos personajes. Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tus palabras, David. El mundo en el que vivimos no es más que parte de un plan marciano por el control del planeta, ¿cómo se explicaría si no la tecnología que nos tiene alienada? ¿Cómo explicar YouTube y los Cantajuegos? Como bien has visto, este relato hubiera sido mi próxima propuesta para el Tintero si mis compañeros no me hubieran premiado con la segunda plaza. Te agradezco la oportunidad de darlo a conocer fuera de concurso.
    Respecto a los temas de la próxima edición, que ahora mismo voy a proponer mis candidatos, he de decirte que Crónicas marcianas será mi elegida, aunque le sigue de cerca El juego de Ender. El no haber elegido esta segunda opción se debe a que es un libro menos conocido y que "Crónicas" da mucho más juego para una gala.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  3. Que giro genial le has dado a esta historia de invasión! El humor me atrapó, Bruno. Todavía sigo imaginando a esos seres tan ridículamente comprometidos con apoderarse de la Tierra.
    Genial!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro haberte distraído la tarde, Mirna. Como dejo entrever en el relato, la tecnología es cada vez más inteligente y los humanos más tontos, pero todo es culpa de los marcianos, je, je, je.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. No estoy de acuerdo con calificar este estupendo género, como lo suelen hacer para despistarnos ¡claro está! Pues no es de ciencia ficción, sino de realidad científica y tecnológica de quienes manejan los hilos de las marionetas humanas encerradas en la Gran Granja Humana. Los supuestos allien de engañosa inocencia o de una falsa apariencia tras la cual, nos controlan como zombis o humanos robotizados(idiotizados), desde sus secretas bases alienígenas e incluso terrícolas también.
    Es cansino escuchar o leer la manida frase de «No estamos preparados aún para recibirles, porque les asustarían nuestras costumbres o les atacaríamos» cuando es justo lo contrario, en cuanto a los allien que nos visitan y controlan.
    De modo que estoy de acuerdo con el duro mensaje de tu historia y además me encanta como la has escrito a base de humor para ayudar a «digerirla».
    Estoy de acuerdo con David en que hagas otro texto inspirándote en estos personajes u otros parecidos y lo presentes en la futura convocatoria del concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu extenso comentario, Estrella, buen colofón para esta historia ¿imaginada? sobre extraterrestres y humanos. Estamos idiotizados con tanta tecnología, eso es innegable, independientemente de que sea un invento nuestro o el plan de una raza alienígena, y esta realidad, tarde o temprano, nos va a pasar factura.
      Me alegra que pienses como nuestro flamante maestro de ceremonias y propongas la extensión de este universo marciano; lo tendré presente para nuevas incursiones narrativas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. ¡Ah! Disculpa Bruno, por supuesto muchas gracias por animarte a dejarme tu opinión de mi propuesta para el concurso.
    Un saludo y feliz inicio del verano, con esta noche de San Juán, que espero la disfrutes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por regalarnos tan buen relato en esta última convocatoria del Tintero. Te deseo lo mejor en el concurso.
      Feliz verano.

      Eliminar
  6. Un relato divertido y sobre todo original. Desde los nombres de los marcianos a los estrafalarios planes que ponen en juego. ¿Quién nos iba a decir que nuestro espectacular avance tecnológico respondía a un plan colonizador marciano? Tiene tu relato cierto aire a la Guerra de los Mundos, de Wells, con un sentido del humor bastante más afinado. Un serio candidato al Tintero de no ser una relato de exhibición. Un abrazo, Bruno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Jorge. Como bien dices tiene un bue toque de Wells añadiéndole a la fórmula un poco el humor y la mala leche de Mars Attack! de Tim Burton.
      Me alegra que te haya parecido digno del Tintero. Un abrazo fuerte.

      Eliminar

  7. Un relato fresco y original con toques de humor, magnífica narrativa de invasión Marciana con efectos tecnológicos. Magnifico, Bruno, suerte en el tintero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Yessy. Y ya sabes, ten cuidado cuando escuches a un niño cantar "Soy una taza"; puede haber empezado la invasión, je, je, je.
      Un saludo.

      Eliminar
  8. Un relato muy divertido y con su toque de sarcasmo. Desde el nombre que escogiste para los marcianos como la trayectoria que siguen a la hora de invadir la tierra. Eso de las canciones está genial.
    En resumen Bruno un buen relato
    Un abrazo
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Puri. Me alegra que te hayas divertido con este plan de invasión tan marciano; espero que no seas de las que baile al ritmo de Baby Shark cuando llegue Notrom´Obb y sus tropas. Je, je, je
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Ja, ja, ja, muy divertido tu relato, amigo Bruno; aunque tiene un toque siniestro que asusta, y no lo digo por los zombis... Gracias por compartir esta muestra de ingenio.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je, je, je. Me alegra haberte divertido con esta invasión alienígena, amigo Patxi. ¿A que es muy siniestra la forma de pensar de estos marcianos? Quién nos iba a decir que seríamos invadidos al ritmo de la Macarena, o de Baby Shark.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  10. Pues es una forma de invasión de lo más marchosa y divertida. Es un punto de vista inquietante considerar la música como una droga que incapacita al individuo. En cambio, con las canciones que mandamos a Eurovisión, no hay nada que hacer: espantan a cualquier invasor. Buen relato, Bruno, ingenioso y ocurrente. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, Paco. Si las canciones de Eurovisión fueran parte de un plan de invasión marciano, tendrían pocas posibilidades. Je, je, je.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  11. Pues me parece un plan perfecto para darnos por c...piiii a los humanos, digo, sodomizarnos. Música en vez de Soma, como la droga del mundo feliz de Huxley. Lo mismo hasta Tintero de Oro está controlado por ellos, no me extrañaría... hay un marciano que dice llamarse David ;)

    Bueno, en serio Bruno, la imaginación por bandera. Es todo un tratado social y una crítica nada soterrada al borreguismo colectivo.

    Un abrazo, nos seguiremos leyendo en septiembre Bruno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tú también piensas que David no es de este mundo? Yo llevo sospechándolo unos meses, pues ningún humano es capaz de hacer lo que él hace.
      En fin, Tara, me alegro un montón que te haya gustado mi extraordinaria invasión alienígena. Nos vemos en septiembre.

      Eliminar