miércoles, 26 de julio de 2017

Flores para Camden Square



Siempre tomo el metro en la estación de Bayswater para ir a Camden. Tengo formas más directas de llegar allí desde mi pequeño apartamento de alquiler en Queensway, lo sé, pero en King´s Cross hago transbordo en la línea de autobús 390, y el hormigueo incesante y cosmopolita de la estación es un espectáculo que siempre me gusta disfrutar. 
Adormecido por el vaivén del vagón, rememoro el trayecto que hice junto a Ana hace apenas seis años, cuando la noticia del fallecimiento de su ídolo Amy Winehouse hizo que saliera de estampida con su oso de peluche preferido en una mano y un poema escrito a toda prisa en la otra, rumbo al número 30 de Camden Square donde se agrupaban los seguidores de la cantante para un último adiós. Durante el camino no dejó de corregir las palabras escritas en un papel cada vez más arrugado y húmedo de lágrimas, ya fuera apoyada en mi espalda o sobre sus piernas cruzadas cuando al fin conseguimos un sitio donde sentarnos en plena hora punta y yo sólo podía pensar, malhumorado y culpable a partes iguales, si recibiría el mismo tratamiento en caso de ser mi cuerpo el que hubiera aparecido muerto aquel 23 de julio. ¿Quién me iba a decir que Ana seguiría los pasos de la diva caída pocos meses después? Con el cuerpo de mi amada descansando en el cementerio de San Fernando, a tantos kilómetros del futuro que conseguimos labrarnos tan lejos de una Sevilla sin oportunidades, el epicentro del peregrinaje de los seguidores de Amy siempre me ha servido de lápida en la que llorar su pérdida, acunado por las canciones que grupos de fieles entonan ante el muro de flores, cartas y peluches que cubre las verjas del parque en honor a la diosa del soul.
En King's Cross dejo la línea amarilla de metro y me dirijo a la parada de autobús. La espectacular fachada de St. Pancras me lleva de nuevo a Ana, a la fotografía que le hice ante el andén 9 3/4 la primera Navidad que pasamos en Londres, guapísima con la bufanda que se tejió a franjas rojas y doradas, los colores de la casa de Gryffindor, toda llena de hilos sueltos y nudos. Y es que Londres entero está impregnado de su aliento y de los recuerdos de mi vida junto a ella, y por eso es tan difícil el paso que estoy a punto de dar; esa es la razón de haber pospuesto durante tanto tiempo una última visita a Camden y por la que me he dejado medio sueldo del mes en un ramo de rosas que tantas sonrisas y codazos cómplices provoca entre mis compañeros de viaje.
Ya en el parque, un grupo de seguidoras de la cantante, todas con inmensos rabillos enmarcando sus ojos adolescentes e imposibles peinados retando al cielo de Londres, entonan estrofas de Back to black a voz en grito. «We only said googbye with words, i died a hundred times...», cantan con sorprendente buena voz, parando el concierto improvisado para dedicarme un caluroso recibimiento cargado de aplausos y silbidos cuando me ven aparecer con el espectacular ramo de rosas. Pero las flores no son para Amy, sino para Ana, olorosa ofrenda con la que rogar el perdón por la traición cometida, aunque en el último segundo extraigo la rosa más bonita de todo el ramo y dejo el resto ante una de las fotografías de la diva. Ana así lo hubiera querido.
Cariño. He conocido a alguien… Creo que la quiero.
»Me gustaría intentarlo.

B.A.: 2.017


Safe Creative #1707263143824

8 comentarios:

  1. Tremendo relato, Bruno. La teoría del iceberg en su máxima expresión. Una historia contada, pero otra mayor y mucho más dramática apenas esbozada pero que asalta de manera impactante al lector en sus dos líneas finales. Un amor murió, pero dio paso a un sentimiento de culpa eterno. Fantástico. Aprovecho para desearte un fantástico mes de agosto. No digo que en septiembre nos leemos porque ya estoy liado con tu edición epub de Érase una vez en Rebis. Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha salido un dramón de los grandes, ¿verdad amigo David?
      Te confieso que este relato comenzó con esas líneas finales tan brutales y con una obligación (lo presenté en un reto de la comunidad Relatos Compulsivos en el que debíamos empezar el relato con la frase "Siempre tomo el metro en la estación de Bayswater"). Amy y el trayecto por la ciudad de Londres surgieron sobre la marcha.
      Buen verano para ti también, David, espero que no se te atragante mi Rebis.

      Eliminar
  2. Me gustó desde el principio! Aunque reconozco que en mi lista de puntos quedaste segundo ;) .Cargado de emotividad, me gustó y me sorprendiste gratamente. Nunca te habría asociado con este relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras y por tu sinceridad, David, y quedar segundo entre tan buenos relatos no está vada mal.
      Me alegra que te haya sorprendido con este drama; no soy aficionado a este tipo de relatos pero en ocasiones surgen y no soy capaz de dejarlos en el olvido.
      Un saludo amigo.

      Eliminar
  3. Me ha encantado Bruno! Madre mía, he desparecido un poco y no veas como se me acumula la faena! Es un relato precioso, emotivo, y tal como comenta David, es una historia que encadena a otra mucho mas potente y cercana, la del amor perdido por la muerte. El final es brillante, sin más. Un fuerte abrazo y que pases un buen agosto! ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que tienes agosto para ponerte al día, amigo Ramón.
      Me alegro de que te haya gustado la triste historia de nuestro anónimo protagonista, historia que como bien decís se nutre de otra anterior.
      Un abrazo y feliz descanso.

      Eliminar
  4. Bien escrito, mejor documentado y con un final de esos que ponen la piel de gallina. Después de pasearnos por Londres y acercarnos a la diva Amy Winehouse al tiempo que juegas con la imagen de Ana, nos desvelas el motivo de la visita a Camden en ese doble juego de palabras final donde nos haces creer que la traición era hacia la diva, para sorprendernos con la revelación de que es la traición a Ana por un nuevo amor el que carcome la conciencia del protagonista. Genial Bruno, si hubieras quedado primero no me hubiera extrañado desde luego. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu apoyo, Jorge. Siempre es agradable que los compañeros premien con sus votos el fruto de tanto trabajo, y quedar el segundo es un acicate para seguir en la brecha.
      Amy Winehouse es ya un icono más de la ciudad de Londres, como los Beatles, Holmes, Bond o Harry Potter, al que hago mención, y la he usado como escusa para este drama en el que nuestro protagonista se siente traidor a la memoria de su querida Ana.
      Un saludo y buenas vacaciones.

      Eliminar