miércoles, 26 de julio de 2017

Flores para Camden Square


Este relato forma parte del libro recopilatorio 66 relatos compulsivos, resultado del gran esfuerzo realizado por Sue Celentano desde su comunidad Relatos compulsivos.
Te dejo con un avance.


_________________________

[...] Siempre tomo el metro en la estación de Bayswater para ir a Camden. Tengo formas más directas de llegar allí desde mi pequeño apartamento de alquiler en Queensway, lo sé, pero en King´s Cross hago transbordo en la línea de autobús 390, y el hormigueo incesante y cosmopolita de la estación es un espectáculo que siempre me gusta disfrutar. 
Adormecido por el vaivén del vagón, rememoro el trayecto que hice junto a Ana hace apenas seis años, cuando la noticia del fallecimiento de su ídolo Amy Winehouse hizo que saliera de estampida con su oso de peluche preferido en una mano y un poema escrito a toda prisa en la otra, rumbo al número 30 de Camden Square donde se agrupaban los seguidores de la cantante para un último adiós. [...]

Podrás seguir leyendo este relato en el libro recopilatorio 66 relatos compulsivos, próximamente a la venta.

Un saludo.


B.A.: 2.017


Safe Creative #1707263143824

8 comentarios:

  1. Tremendo relato, Bruno. La teoría del iceberg en su máxima expresión. Una historia contada, pero otra mayor y mucho más dramática apenas esbozada pero que asalta de manera impactante al lector en sus dos líneas finales. Un amor murió, pero dio paso a un sentimiento de culpa eterno. Fantástico. Aprovecho para desearte un fantástico mes de agosto. No digo que en septiembre nos leemos porque ya estoy liado con tu edición epub de Érase una vez en Rebis. Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha salido un dramón de los grandes, ¿verdad amigo David?
      Te confieso que este relato comenzó con esas líneas finales tan brutales y con una obligación (lo presenté en un reto de la comunidad Relatos Compulsivos en el que debíamos empezar el relato con la frase "Siempre tomo el metro en la estación de Bayswater"). Amy y el trayecto por la ciudad de Londres surgieron sobre la marcha.
      Buen verano para ti también, David, espero que no se te atragante mi Rebis.

      Eliminar
  2. Me gustó desde el principio! Aunque reconozco que en mi lista de puntos quedaste segundo ;) .Cargado de emotividad, me gustó y me sorprendiste gratamente. Nunca te habría asociado con este relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras y por tu sinceridad, David, y quedar segundo entre tan buenos relatos no está vada mal.
      Me alegra que te haya sorprendido con este drama; no soy aficionado a este tipo de relatos pero en ocasiones surgen y no soy capaz de dejarlos en el olvido.
      Un saludo amigo.

      Eliminar
  3. Me ha encantado Bruno! Madre mía, he desparecido un poco y no veas como se me acumula la faena! Es un relato precioso, emotivo, y tal como comenta David, es una historia que encadena a otra mucho mas potente y cercana, la del amor perdido por la muerte. El final es brillante, sin más. Un fuerte abrazo y que pases un buen agosto! ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que tienes agosto para ponerte al día, amigo Ramón.
      Me alegro de que te haya gustado la triste historia de nuestro anónimo protagonista, historia que como bien decís se nutre de otra anterior.
      Un abrazo y feliz descanso.

      Eliminar
  4. Bien escrito, mejor documentado y con un final de esos que ponen la piel de gallina. Después de pasearnos por Londres y acercarnos a la diva Amy Winehouse al tiempo que juegas con la imagen de Ana, nos desvelas el motivo de la visita a Camden en ese doble juego de palabras final donde nos haces creer que la traición era hacia la diva, para sorprendernos con la revelación de que es la traición a Ana por un nuevo amor el que carcome la conciencia del protagonista. Genial Bruno, si hubieras quedado primero no me hubiera extrañado desde luego. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu apoyo, Jorge. Siempre es agradable que los compañeros premien con sus votos el fruto de tanto trabajo, y quedar el segundo es un acicate para seguir en la brecha.
      Amy Winehouse es ya un icono más de la ciudad de Londres, como los Beatles, Holmes, Bond o Harry Potter, al que hago mención, y la he usado como escusa para este drama en el que nuestro protagonista se siente traidor a la memoria de su querida Ana.
      Un saludo y buenas vacaciones.

      Eliminar