viernes, 24 de febrero de 2017

Érase una vez en Rebis - Capítulo 6. Constanza




Resumen de los capítulos anteriores: En la estación espacial Rebis ocurren cosas de lo más normales, y así, nos encontramos a César Tirana, un joven con los problemas e inquietudes propios de la adolescencia, y a Nacho y Tina, una pareja de enamorados que disfruta de la estación abrazados por la cintura.
Pero también nos podemos encontrar situaciones tan extraordinarias como la defensa de Samuel Faro y sus hombres del hangar 335 o la llegada de una raza alienígena desde el lejano Hilión.
Puedes acceder al capítulo anterior pulsando el siguiente enlace:


_________________________

Eolo se había tomado la noche libre. Quizás ayudaba al sinvergüenza de Zeus en una de sus cacerías, meciendo la lluvia dorada que sorprendía los sueños de alguna bella joven, o a lo mejor soplaba las copas que le pasaba Dionisio en alguna tabernucha de olor agrio. Sea como fuere, no corría nada de aire, y el denso olor de la mermelada de fresa, a cuya elaboración habían dedicado las hermanas la jornada, cubría la calle como un pesado manto.

martes, 7 de febrero de 2017

La leyenda de Selene y el gato


Nota: Relato presentado a un concurso de la comunidad "Relatos Compulsivos".

_________________________

Se cuenta que en el principio de los tiempos, cuando los continentes eran uno, la diosa Luna se asomaba todas las noches al inmenso espejo de aguas calmas que por entonces era el mar para ver reflejada su hermosura de plata.

miércoles, 1 de febrero de 2017

Érase una vez en Rebis - Capítulo 5. Aliens



Resumen de los capítulos anteriores: Tras conseguir repeler el ataque al hangar 335, Samuel Faro, con una refrescante naranjada en la mano, estudia con Sebastián Canela la posibilidad de que "Nelson" sea el responsable, llevándolos la conversación a reflexionar sobre la vida.
Puedes acceder al capítulo anterior pulsando el siguiente enlace:

_________________________

Las partículas de materia que bailaban la danza del olvido en el silencio del espacio, del tiempo y de la memoria, fueron reducidas a niveles infinitesimales al colisionar con la astronave alienígena en su viaje a la velocidad de la luz. El piloto ordenó la deceleración cuando alcanzaron lo que la cosmografía terrícola llamaba Marte, y el esbelto aparato recorrió en modo invisible el último tramo del corredor de vuelo que traía a los expedicionarios desde la lejana Hilión.